← volver

Teletrabajo en el Estado: exitoso proyecto desarrollado en INAPI

La experiencia fue implementada entre enero de 2017 y marzo de 2018 con 17 teletrabajadores en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI) y, dado los buenos resultados, se podría ampliar hasta el 35% de la dotación de este servicio. Para este año se autorizó realizar un piloto en el Servicio Nacional de la Mujer y el Programa de Equidad de Género.

El sueño de trabajar a distancia, con la misma o mayor efectividad que en modalidad presencial y ahorrando tiempo en desplazamientos y tacos, es una realidad cada vez más presente en nuestro país y el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI) probó que se puede implementar con éxito. Esto, gracias a un proyecto piloto desarrollado entre enero de 2017 y marzo de 2018, cuyos resultados fueron evaluados por el Centro de Sistemas Públicos (CSP) y la Dirección de Presupuestos (DIPRES), y análisis que dio origen al estudio “Evaluación Sistema de Teletrabajo del Instituto Nacional de Propiedad Industrial”.

Javier Fuenzalida, Director de Investigación del Centro de Sistemas Públicos (CSP), dimensiona la importancia de este estudio: “Actualmente no existen iniciativas formales de teletrabajo en el Estado de Chile ni evidencia concluyente sobre los efectos que esta modalidad laboral podría tener en el sector público a nivel individual, organizacional o incluso social”.

Un avance que también destaca Tomás Soto, asistente de investigación del Centro y cuya memoria para titularse de Ingeniero Civil Industrial de la Universidad de Chile dio origen a este estudio.

“Si bien no son muchas las experiencias comparadas a nivel mundial, esta modalidad de trabajo -eventualmente a mayor escala- podría significar una mejor conciliación de vida laboral, familiar y personal, así como una mejor gestión del tiempo en el trabajo”, asegura.

Y así lo comprobaron en las tres dimensiones estudiadas de la experiencia implementada con 17 teletrabajadores en INAPI (de una planta de 178): calidad de vida laboral, productividad y conciliación entre trabajo y vida personal y familiar.

¿Por qué en INAPI y no en otro servicio público del Estado?

Paula Darville, Jefa de la División de Control de Gestión Pública de la Dirección de Presupuestos (DIPRES), explica: “INAPI fue la primera institución en presentar formalmente una modalidad de teletrabajo. La Dirección de Presupuestos decidió evaluar esta modalidad laboral, como apuesta por la modernización del Estado de Chile y el avance hacia una mayor innovación y nuevas formas de organización del trabajo”.

Sobre la motivación de este proyecto piloto en esta modalidad de trabajo, Darville destaca: “El teletrabajo es una iniciativa organizacional que responde a una creciente preocupación por la calidad de vida de las personas y su satisfacción con sus puestos de trabajo, al tiempo que se perfila como una política de gestión de personas moderna que enfrenta la necesidad de generar incentivos y oportunidades de desarrollo y participación. Esto es particularmente relevante en el sector público donde se requiere contar con nuevos instrumentos que contribuyan positivamente al compromiso y motivación de los trabajadores”.

Resultados
Empleando un enfoque cuantitativo y cualitativo que incluyó 32 entrevistas, dos focus group y una encuesta longitudinal aplicada a los funcionarios cuyas áreas incluyeran teletrabajadores (al inicio del programa, a los tres meses y a los seis), se obtuvieron los siguientes resultados:

  1. Los postulantes al teletrabajo comprendieron una mayor proporción de funcionarios casados en comparación con quienes no postularon (57% vs. 46%), una mayor proporción de padres (87% vs. 75%) y de quienes declararon estar al cuidado de personas dependientes (26% vs. 19%). Asimismo, las mujeres se mostraron más inclinadas a trabajar en esta modalidad (67% de las mujeres vs. 33% de los hombres).
  2. El teletrabajo, en general, mejoró la conciliación entre trabajo, vida personal y familiar de quienes participaron en el programa. Quienes fueron encuestados declararon aumentos de casi 11% en este indicador a los tres meses de implementado el programa y de 9%, a los seis meses. Estas diferencias fueron aún mayores para las mujeres (11% y 12%, respectivamente) y para quienes toman más de 30 minutos de traslado para llegar a su trabajo (16% y 19%, respectivamente).
  3. En términos de la productividad se observó que, entre 2016 y 2017, esta aumentó en 5 de las 7 áreas en las que se implementó el sistema de teletrabajo en INAPI. Si bien no es posible atribuir esta mejora directamente a la modalidad de trabajo a distancia, la productividad se mantuvo.
  4. Si bien la calidad de vida laboral de quienes participaron en el proyecto piloto se mantuvo relativamente constante, sí generó algunos efectos como una mayor percepción de eficiencia por parte de teletrabajadores y una mejor experiencia laboral de ellos.

Cabe destacar que dado los buenos resultados obtenidos en el marco de este proyecto, para este año se autorizó una ampliación al 35% de la dotación máxima del servicio y se contempla la posibilidad de replicar este piloto en el Servicio Nacional de la Mujer y el Programa de Equidad de Género.

“El teletrabajo, en general, mejoró la conciliación entre trabajo, vida personal y familiar de quienes participaron del programa, así como la calidad de vida laboral, mientras que la productividad se mantuvo. Eso da cuenta de un positivo resultado dada la envergadura del cambio que implica esta modalidad para los trabajadores y la institución”, circunscribe Darville.

Fuenzalida agrega: “Este proyecto nos permitió entender la vida laboral, la relación trabajo y familia, y qué pasa con la productividad de los trabajadores. Esto se ha estudiado muy poco y a excepción de Chile sólo se registra una experiencia similar en Colombia”.

Experiencia de INAPI
Maximiliano Santa Cruz, Director Nacional de INAPI, cuenta la cara aplicada del proyecto: cómo lo experimentaron en la organización.

“La experiencia cumplió satisfactoriamente con los objetivos trazados por INAPI. Se constató una mejoría en la conciliación de la vida laboral, familiar y personal de los funcionarios que desempeñaron sus funciones bajo esta modalidad. Estos positivos cambios se generaron en un contexto marcado por el aumento de la productividad general de las áreas involucradas en este piloto”.

Agrega: “A raíz de esta primera experiencia, se generó un significativo proceso de aprendizaje respecto de las condiciones basales que una institución debe considerar para implementar una iniciativa de esta envergadura. Así también, se pudo determinar el real impacto que el teletrabajo tiene en los diferentes sistemas de gestión de una organización, entre los que se cuentan planificación, monitoreo, evaluación de desempeño, higiene y seguridad laboral, y seguridad de la información”.

Sobre si mantendrán esta iniciativa, Santa Cruz asegura que los resultados los impulsan a seguir adelante y que, durante este año y el próximo, el 35% de la dotación de INAPI está autorizada para trabajar en esta modalidad (facultados por la Ley 20.971 de reajuste del sector público del año 2016 que introdujo una innovación en materia de empleo público en Chile).

“El teletrabajo es una de las prioridades institucionales, enmarcada en el proceso de modernización de INAPI, que se ha posicionado como un servicio moderno y de prácticas innovadoras y, por cierto, un buen lugar para trabajar. Hemos  podido comprobar que, atendiendo rigurosamente todas las variables, es posible mantener un alto nivel de eficiencia y mejorar la conciliación de la vida laboral, mediante un sistema de trabajo a distancia”, concluye Santa Cruz.

Descargar estudio aquí

Crédito foto portada: GobiernoCR